___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

08 julio 2010

Barry Lyndon – Stanley Kubrick (1975)



Auge y caída de un arribista que se dio cuenta de que no todo lo que desea se convierte en realidad


Hablar de cualquier obra maestra no es nada fácil, y una obra maestra de cine no escapa a ello. Barry Lyndon constituye, para muchos, una de las obras más logradas del extraordinario director Stanley Kubrick. De hecho, es la película de Kubrick preferida de Martin Scorsese. Una posible trilogía de su magna ópera estaría conformada por esta película, el Dr. Strangelove, o cómo aprendí a no preocuparme y amar a la bomba, y 2001: Una odisea espacial. Desde el punto de vista formal, Barry Lyndon es simplemente perfecta. Recuerdo que las salas de Caracas que proyectaban esta cinta se plenaban de artistas plásticos que acudían a apreciar la belleza estética de cada una de sus tomas. Si se pretendiese extraer una escena de antología de esta película, quien intentase el ejercicio se vería en serios problemas para decidir cuál escena sería seleccionada. Se puede escoger una al azar, sin que todas las demás desmerezcan. La ambientación, el vestuario, el maquillaje, el montaje o edición, la música, la dirección artística y, por supuesto, la dirección del film, todos estos elementos están impecablemente ensamblados para hacer de este film uno de los mejores de la historia del cine, honor que aún no se le ha dado, aunque sí figura entre los mejores 100 filmes del cinema. Personalmente le daría un sitial entre los diez mejores.


Cada toma es un cuadro de gran belleza


Kubrick en su corta pero intensa filmografía ha reincidido en trabajos impecables, y en un tema central: la impotencia del hombre común ante los avatares del destino, su exclusión parcial a la hora de forjar su destino y la incertidumbre con que éste le asombra en cada vuelta de esquina. Redmond Barry, al igual que el astronauta Dave en 2001: Una odisea espacial, Jack en El resplandor, Espartaco en el film homónimo, el Dr. Strangelove o el Dr. Bill Harford de Ojos bien cerrados (Eyes wide shut), Alex en La naranja mecánica, y otros personajes de sus historias, no logra controlar su destino, el cual lo conduce azarosamente a lo largo de su vida, de un evento a otro más afortunado o a otro menos afortunado. El epílogo al final la película es claro y contundente al respecto: “... todos estos personajes, buenos o malos, feos o bonitos, ricos o pobres, hoy son iguales”. Independientemente de sus códigos morales, de su recto o corrupto proceder, todos tienen un auge y una caída final. Redmond no es la excepción, si lo fuese sería una cuestión de mero libreto de ficción.

No importa lo que el hombre tenga en mente para sí y para los demás, siempre el destino le puede torcer sus intenciones, sean éstas dignas o no. No pocos pensadores tendrían problemas aceptando esto, desde Nietzsche y su superhombre a los pseudo filósofos actuales, de la New Age, quienes nos venden toneladas de libros de “autoayuda” que predican la falacia de que el dueño de su destino es uno mismo. Ortega y Gasset ya se dio cuenta de que era todo lo contrario: de que uno es uno y su circunstancia. Esa circunstancia, de la que no puedo escapar, modela mi destino, hace y deshace lo que puedo ser y puedo hacer. Esa circunstancia no se maneja a mi voluntad, nada más lejos de eso. Pues bien, Kubrick es un devoto de este pensamiento, y Barry Lyndon es bandera del mismo. No en balde no permitía que lo llevasen en automóvil a más de 40 km/h, máxima velocidad para evitar la muerte en un accidente automovilístico. Finalmente, cuando todo termina, cuando llegamos a nuestra predecible finitud, no podemos hacer absolutamente nada, tal como reza aquella recomendación que dice: “no te tomes la vida demasiado en serio, a fin de cuentas no saldrás vivo de ella”.

Estamos casi seguros de que, si no hubiese sido Barry Lyndon, sino Napoleón, cuya vida era la que Kubrick quería llevar a la pantalla en lugar de la de Redmond Barry, también hubiese sido una magna cinta. Barry Lyndon es una obra maestra del cine, una joya universal, cuya filosofía de fondo es un estudio de la vida tal como ella se nos presenta. No hay estrellas suficientes para ponderarla, sale de la escala.




Publicar un comentario en la entrada

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas