___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

25 agosto 2012

El cielo sobre Berlín – Wim Wenders (1987)



Cuando el niño era niño, era el momento de hacerse esta pregunta:
¿Por qué yo soy yo y no soy tú?
Voz en off del film


Los ángeles circulan libremente por Berlín, invisibles a los adultos, intentando llevar consuelo al que lo necesita y siendo testigos de lo que acontece. Pueden oír los pensamientos de todos los habitantes, pero no tienen la percepción sensorial de los humanos, ni las emociones y los sentimientos que son parte de nuestra naturaleza. Tampoco parecen ver en color, motivo por el que las escenas de la película que refieren a su punto de vista son en blanco y negro, mientras que son a color las relativas al enfoque de los humanos. Uno de los ángeles, Damiel (interpretado por el actor Bruno Ganz), hastiado de su vida inmortal pero insípida, sin improvisaciones, carente de la percepción de las cosas terrenales, incluso las más simples, desea “bajar” al nivel de los mortales, en busca de la humanidad  a la que aspira. Antes de decidir hacerlo, se enamora de la solitaria trapecista Marion, y éste hecho le precipita la decisión de abandonar su condición inmortal para convertirse en un humano común. De esta forma accede a los placeres tangibles por la percepción de los hombres: los sabores de la comida, la textura de los materiales, los olores, y el amor de  Marion (papel de la actriz Solveig Dommartin). También establece contacto con un ex ángel (Peter Falk, el legendario teniente Columbo de la televisión, interpretándose a sí mismo), quien lo anima en su empresa. El film finaliza con la palabra “continuará”. Esta segunda parte es la película ¡Tan lejos, tan cerca!, rodada seis años después. El cielo sobre Berlín no contiene prácticamente ninguna escena de humor, pues le quitaron a última hora las que se habían rodado para amenizar la historia; de forma que lo que quedó fue lo que la película es: un drama serio por todos los costados.

El sencillo argumento sintetizado en el parágrafo anterior se desarrolla de manera lenta y poética, conformando un filme de gran belleza plástica y con profundas reflexiones morales, metafísicas y políticas. Una voz en off recita hermosos versos y reflexiones relativas a la existencia. También en off se oyen los pensamientos de los personajes, desde lo más trivial hasta lo más complejo. No puede dejar de mencionarse que abundan las alegorías y los símbolos, lo que complica su lectura, pero también da rienda suelta a la interpretación de esta muy rica propuesta fílmica. 




Lectura política

El director, Wim Wenders, nació el año en que finalizó la II Guerra Mundial (1945), hecho que estigmatizó el alma alemana. Wenders pertenece a la primera generación hija del llamado “milagro alemán”, que si bien reconstruyó económicamente a Alemania, sintió en carne viva el anonadamiento posterior a la guerra, la postración moral que el pueblo alemán enfrentó luego de la pesadilla hitleriana. Esta huella, indeleble en la historia de Alemania, muestra su triste rostro en la película, que evoca pasajes desalentadores de esa terrible guerra. La secuela de ese negro período se refleja sobremanera en la Berlín afligida en la que se desarrolla la mayor parte de la historia: el Berlín este, fruto del fracasado experimento soviético. Berlín fue el caso más patético de la escisión de un país para ser repartido entre los vencedores como si fuese una tarta. El fantasma de la guerra aún seguía vivo en la mente de los alemanes cuarenta años después de los infortunados hechos, cuando se rodó la película. La secuela de esa guerra incluso ha llegado a fechas más recientes. La película se hizo cuando el glásnost y la perestroika estaban en su apogeo, y ya se podía vislumbrar la posible caída del muro de Berlín [1], que ocurriría 2 años después.

El ángel Damiel, ser superior, que podría representar a la República Federal Alemana, “baja” para unirse a Marion (República Democrática Alemana) y realizar un proyecto de vida juntos. La superioridad técnica –y ética- de la RFA quedó demostrada cuando se realizó la unión con la RDA. 

Berlín, especialmente el oriental, requería de ángeles, de seres buenos, para recuperar su humanidad, mancillada por los hechos de la guerra, de la división posterior, y en el caso de Berlín oriental por el régimen comunista. La película, en este sentido, es aleccionadora, insufla esperanza a la triste y fría atmósfera berlinesa.


Lectura metafísica

La ansiedad existencial brota por doquier en esta película. Los berlineses están angustiados. Entre lo divino y lo demoníaco. Los ángeles son seres celestiales menores, están por debajo de Dios en una supuesta jerarquía de seres, y bajan para llegar a ser nosotros, los humanos. Están a medio camino entre la divinidad y la humanidad, con facultades de ambos extremos. Nosotros estamos ubicados entre lo angelical y lo demoníaco, también con atribuciones de ambos extremos: somos ángeles y somos demonios. Estos extremos son visualizados en la película a través del comportamiento angelical de algunos humanos, y de los desastres ocasionados por una cruenta guerra, también llevada a cabo por humanos. 

Otros aspectos llaman la atención. 1) No es casualidad que, debido a nuestra concepción antropocéntrica del Universo, los seres divinos los representemos antropomórficamente, especialmente en el cine. Esta película no es la excepción. 2) Nadie parece estar contento con lo que tiene; incluso los seres superiores, como los ángeles, desean experimentar otras instancias de la existencia, aunque sean inferiores a las que les son inmanentes. Hay una posible explicación: las distintas instancias de la existencia le ofrecen al ser distintos atributos y suponen distintas habilidades o posibilidades de percepción de la realidad, o de las diversas realidades, cada una en su nivel. Aun así, es difícil entender por qué alguien habría de bajar de un nivel superior a otro superior.  4) El amor es un sentimiento que le da norte y sentido a la existencia, y eso Damiel lo presiente antes de “caer” al mundo humano, pues ha sido testigo de ello durante siglos.

Una extraña pero excelente película del peculiar cine alemán. Un análisis, enfocado desde el sicoanálisis en este enlace.


_________________
[1]  En enero de 1987 el Presidente Ronald Reagan le dijo públicamente a Mijaíl Gorbachov, durante una alocución en la Puerta de Brandenburgo, cerca del muro: “Señor Gorbachov, ¡derribe ese muro!”.


Publicar un comentario en la entrada

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas