___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

26 octubre 2012

El show de Truman – Peter Weir (1988)



El cine arremete contra la TV


Una estación de televisión crea un entorno gigantesco, una ciudad y sus alrededores, en el que crecerá Truman Burbank, cuya vida es totalmente mostrada en vivo y en directo en un reality show de alcance mundial, con transmisión ininterrumpida durante las 24 horas de cada día, llamado El show de Truman. Desde antes de su nacimiento, hasta que Truman cuenta 30 años de edad, todos los espectadores pueden escudriñar su vida, sin que él sepa absolutamente nada al respecto. Todos los habitantes de la ciudad son actores y existe un libreto que guía su vida. Debido a diversos errores en la producción del programa, Truman finalmente se da cuenta de que él es el centro de ese universo, el único que conoce. Esta revelación le hace plantearse dudas sobre su realidad y, gracias a una creciente curiosidad avalada por la reflexión sobre los hechos, logra descubrir la verdad. Esta película cuenta con un extraordinario guión y con una excelente actuación de Jim Carrey en el papel protagónico.




El film constituye una mordaz crítica sobre los medios de comunicación de masas, específicamente la televisión, y su influencia en nuestra vida. Abre un camino para la reflexión sobre nuestra propia existencia y la realidad en la que ésta está inmersa, a través de la historia de Truman, de su existencia y su realidad. No deja uno de recordar la alegoría de la caverna, de Platón. Pero, ¿quién es qué en esta versión de la caverna?  Sin duda que Truman es uno de los esclavos de la caverna, de espaldas a la realidad, embebido en una existencia irreal en la que el desconocimiento es el norte que dirige su vida. Por otra parte, los espectadores también son esclavos, pues desisten de la realidad por la obnubilación que les provee el show. Los productores de televisión son los grilletes de ambos: a Truman lo tienen aislado del mundo que hay allende los muros de la ciudad creada ex profeso para él; a los espectadores también los tienen a su merced, acotados por la pantalla chica, verdadero muro impermeable a la realidad, que emboba a las masas. Una caverna en la que la vida de su esclavo (Truman) es la sombra de la otra caverna, cuyos esclavos son los espectadores. Una caverna dentro de otra caverna. Afuera, no está el Sol que lo aclara todo, sino la estación de TV. El medio es el mensaje.

Desde el punto de vista político, Truman está recluido en un sistema hiper totalitario. Toda su potencial iniciativa, su libre albedrío, han sido cercenados por la televisión, de la que es una marioneta sin saberlo. Pero todos hemos sido alguna vez marionetas, quizás sin nuestro conocimiento, quizás incluso sin saber quién es el titiritero. De ahí el adagio "nadie sabe para quien trabaja".




Resulta curioso que la simple vida de alguien pudiera ser un show televisivo con rating récord. Sin embargo las telenovelas, que son remedos de las vidas de los personajes que las conforman, e inspiradas en vidas reales, reciben una audiencia masiva tal como El show de Truman. Las telenovelas son la principal arma televisiva para el embobamiento de la población. Salvo pocas y honrosas excepciones, son de mala calidad y tienen un gran poder en los telespectadores. Modelan la opinión pública e incluso los patrones de comportamiento social de las personas. Aquí en Venezuela, a mediados de los 60’s, la telenovela El derecho de nacer se transmitió diariamente durante algo más de dos años y era motivo de conversación usual entre la gente, todo un hito nacional cada capítulo. Por estas calles, a principio de los 90’s, también recibió la atención masiva de la población durante un lapso similar. Esta telenovela en particular tuvo cierta incidencia en los acontecimientos políticos y sociales de esa época.

Otros filmes también han enfilado sus baterías contra la hermana menor del cine, tales como Network (Sidney Lumet, 1976) o Ginger y Fred (Federico Fellini, 1986), que quizás comentaremos en algún otro momento. El show de Truman es una película inteligente, que invita a la reflexión de una manera divertida, con una historia muy original.


Publicar un comentario

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas