___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

25 febrero 2013

La fiesta de tío Óscar





Cada año, desde 1929, se celebra la entrega de los Premios Óscar, en la ciudad de Los Ángeles, California. Al día siguiente de la ceremonia de entrega, la prensa mundial está plagada de una ingente cantidad de comentarios sobre la ceremonia en sí y sobre los que asistieron. Críticas van y vienen. Que si lo que vestían, lo que dijeron, qué hicieron, si merecen el premio o si no lo merecen. Llueven las críticas, generalmente negativas. Una de las actividades más fáciles que hacemos los humanos es criticar. Es tan fácil, tan económico criticar, que nunca nos escapamos de hacerlo y siempre estamos tentados a ello. Pero, para esas críticas, están los periódicos y la TV, que nos llevan siglos luz de ventaja a los minúsculos blogueros

Este año, la entrega fue particularmente curiosa, por varios motivos: la exclusión de Ben Affleck entre los nominados a mejor director, el marcado norteamericanismo de las dos películas nominadas, Argo y Lincoln (algunos las comparan con la propaganda nazi) y, sobre todo, la aparición de la muy mediática Primera Dama de USA, Michelle Obama, para anunciar, vía Internet, la película que se alzaría con el trofeo que se parece al tío Óscar de aquella secretaria, según cuenta una de las leyendas sobre el origen del nombre.

De suerte que uno puede intentar -solo intentar- decir algo que no se vea en la mayoría de las reseñas. ¿Y qué podría ser?

Todas esas críticas negativas, los que tenemos muchos años, estamos cansados de oírlas tantas veces que ya no les prestamos cuidado. Lo meritorio es que se reúnen los hacedores de cine, se mencionan los que se consideran más destacados, de acuerdo al buen entender de la Academia, y algunos ganan premios por su trabajo cinematográfico. Otra cosa digna de mención es el gran espectáculo musical que se presenta en la ceremonia, muy al estilo grandilocuente e inigualable de las coreografías norteamericanas. También algunos chistes buenos y quizás algunos agradecimientos; pero éstos últimos ya no sorprenden; sorprenden los premios y el espectáculo musical.

Para quien trabaja en tan competido campo, el solo hecho de ser nominado ya es un gran honor. Está entre los considerados los mejores en el quehacer fílmico. La alegría que supone recibir un premio de esta categoría quedó evidenciada ayer con la emoción que embargaba a Ben Affleck, a pesar de su no nominación a mejor director.

Las películas que han ganado el Óscar pertenecen a un pequeño Hall de la Fama que tiene tan solo 85 miembros. Pero en ese hall hay un apartado para las nominadas, y su número es mucho mayor. Algunas han trascendido (habiendo ganado o no) y otras no han trascendido tanto (habiendo ganado o no). Quizás esa relatividad es la que llevó a la legendaria actriz Katherine Hepburn a asistir, en una ocasión, en piyama para recibir el galardón, en señal de protesta por la trivialidad en la que se había convertido el premio, según su opinión.

A pesar de la posible trivialidad, hay cierto trasfondo en el que se puede creer, y uno puede acordar que se dan premios a buenas producciones. Su trascendencia y su aceptación entre el público es algo subjetivo, como lo es su escogencia. El arte, en general, es muy subjetivo, aunque tenga componentes científicos en su concepción y en sus elementos formativos.

Si no deseamos ver la ceremonia, o las películas que se premian, estamos en libertad de hacerlo, tanto como estamos de criticar el certamen. También la podemos ver a posteriori, como me tocará hacerlo a mí, pues se me olvidó que era la entrega de los Óscar, y estuve absorto viendo la programación de TCM: Lo que el viento se llevó, Apolo XIII y El padrino. ¡Naguará!

_______________
Naguará: El significado de Naguará es de admiración de algo increíble o cierto, magnifico o extraordinario. Exclamación para denotar algo importante o sorpresivo. Es para darle cierta majestad a la expresión emocionante que siente el larense [nativo del Estado Lara] cuando aprecia lo bueno y lo malo.
Tomado de http://www.ucla.edu.ve/lara/curiosid.htm.


Publicar un comentario

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas