___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

30 mayo 2014

Azul y no tan rosa - Miguel Ferrari (2012)




Déjame ser


Diego (Guillermo García) es un fotógrafo que tiene por pareja a Fabrizio (Sócrates Serrano), un médico gineco-obstetra. Pero también tiene un hijo, Armando (Ignacio Montes), quien vive en España con su madre. Armando debe venir a Caracas durante un tiempo, debido a los estudios que ella cursará en Inglaterra. El joven, que tiene años sin ver a su padre, se enfrenta a él reprochándole, más que su homosexualidad, su lejanía, su desentenderse de él cuando era niño. Fabrizio, por otra parte, recibe una golpiza que le da una banda de homófobos y que lo deja en coma. Estos dos eventos sumen a Diego en un estado de tristeza próximo a la depresión; y al que hay que añadir la impotencia que siente para limar las asperezas con su hijo. Poco a poco, Armando y Diego se van compenetrando como padre e hijo, en una atmósfera aderezada por dos curiosos personajes que le proporcionan la sazón al filme: Delirio (Hilda Abrahamz), un transexual, y Perla Marina (Carolina Torres), una mujer maltratada por su pareja. Juntos, en un viaje de Caracas a Los Andes, para que Armando conozca a una joven con la que chateaba por Internet y con quien concertó una cita para bailar tango, y para que Diego plante un pino que Fabrizio quería plantar en esos parajes, los cuatro personajes, que están en una búsqueda y, al mismo tiempo, en un escape, se encuentran a sí mismos.




El film de Miguel Ferrari podría parecer, a primera vista, un alegato a favor de la homosexualidad y la transexualidad. Eso lo explicita el discurso final de Delirio, exhortando a que la gente trate de buena manera a los que son diferentes, tales como los LGBT, y resume una parte importante del planteamiento del filme. Un discurso que, salvando las distancias, rememora al Chaplin de El gran dictador, clamando por justicia y concordia donde no la hay. Pero no solo nos muestra que la exclusión de este grupo por parte de la gente que se considera normal es un prejuicio carente de peso hoy en día, y que está reñido con los DDHH; sino que, más importante aún, refleja la intensa batalla interna de los personajes excluidos por no aparentar ser lo que los otros quieren que aparenten ser. Y que sean. 

Diego se enfrenta a la incomprensión social, incluida la familiar, por su condición de homosexual. Él se siente incómodo ocultando tal condición, por lo que no la oculta, pero eso tiene un costo social, que no es bajo. Armando no está satisfecho con su físico y, creyendo que no le gusta a las muchachas de su edad, se hace pasar por otra persona durante los chats con la chica que le invita a bailar tango en la bucólica zona andina. Descubre, gracias a la decepción que eso causó en ella, que no debe aparentar ser quien no es. Delirio, personaje que seguramente no podría haber sido mejor interpretado por otra actriz que no fuese Hilda Abrahamz, está sumido en su soledad, y también lucha por no ocultar su transexualidad sin ser prejuzgado y maltratado por ello. También está deseoso de reconocimiento y protagonismo. Finalmente, Perla Marina se debate entre abandonar a su pareja, que la golpea injustificadamente, o seguir con él por comodidad, rutina y apariencias. Incluso Rocío, la madre de Diego (interpretada por Elba Escobar), suelta la frase que encabeza este comentario cuando su esposo le pide que deje de llorar. No le dice «déjame llorar», le dice «déjame ser».

Todos estos personajes, maniatados por nuestra sociedad de representaciones (y apariencias), quieren desatarse, ser libres, representarse a sí mismos y no al personaje que un libreto que ellos no han escrito les fuerza a hacerlo. Esta es la segunda parte del planteamiento principal de Ferrari, a mi modesto entender. Nos recuerda a los personajes —también alienados— de Belleza americana. Pero la película toca otros temas no ajenos a nuestra sociedad: la violencia, la impotencia del ciudadano común ante las instituciones del Estado, entre otros.

Buenas actuaciones, escenarios muy controlados, buen sonido y música, un guión muy original (también de Ferrari) y una acertada dirección convirtieron a Azul y no tan rosa en la opera prima venezolana ganadora de un premio Goya. Eso no es gratuito; es fruto del profesionalismo y de un arduo trabajo cuyo objeto fue hacer una obra muy bien hecha.

__________________
Sitio web de la película:


Publicar un comentario

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas