___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

14 noviembre 2014

Estados alterados - Ken Russell (1980)



"En la predios de la mente, lo que uno cree que es verdad, puede ser verdad o puede convertirse en verdad dentro de ciertos límites. Estos límites se encuentran experimental y experiencialmente. Cuando son encontrados, estos límites resultan ser nuevas creencias a ser trascendidas. En los terrenos de la mente no hay límites; sin embargo, en los terrenos del cuerpo hay límites definidos que no pueden ser trascendidos."


Edward Jessup (William Hurt en su primer papel cinematográfico protagónico) es un profesor de psicología que experimenta en sí mismo con drogas alucinógenas y con el tanque de aislamiento[1] para alcanzar nuevos estados de conciencia, producidos por la droga y por la privación sensorial en la que deviene el aislamiento extremo. Estos experimentos lo llevan a una involución que lo convierte en un primate salvaje, capaz de todo. En un posterior experimento, llega aún más lejos, al convertirse en energía pura (o ectoplasma, o algo parecido a eso). Ante la inminencia de lo irreversible que puede ser dicho estado, su esposa lo rescata para regresarlo a la forma de vida humana. El argumento algo más detallado en este enlace, o en este (en inglés).





El controversial cineasta Ken Russell fue lo que podríamos llamar el l'enfant terrible de los directores ingleses. Sus obras siempre fueron polémicas, bien por las crudas imágenes que desafían los estómagos de los espectadores, o por la irreverencia hacia temas tabú como la sexualidad o la Iglesia. Este filme, adaptación fiel del libro homónimo -según Russell-, se basa en las experiencias de John C. Lilly, ecléctico científico norteamericano, inventor del tanque de aislamiento. Lilly experimentó en numerosas áreas de las neurociencias. En sus experiencias él mismo era el conejillo de indias. Algunos de los programas en los que participó eran parte de los -quizás escabrosos- estudios que se hacían con fines militares para determinar los estados límites a los que puede someterse un ser humano; conocimiento «útil» para el caso de torturas en interrogatorios. Estos estudios fueron pioneros y hoy son utilizados medicinalmente para dejar de fumar o de consumir drogas o alcohol, para lograr estados profundos de meditación y de relajación, alcanzar las ondas theta, etcétera.



Edward en una caverna de México, donde un chamán 
le suministra drogas naturales que lo hacen alucinar.


Lilly estableció conocimientos notables (e inéditos) basados en sus experimentos, y alcanzó estados alterados de la conciencia, pero no llegó al estado primigenio de nuestra escala evolutiva, tal como Edward Jessup lo hace en el filme. La historia de la película exagera; o quizás plantea que se puede ir más allá de donde fue Lilly, hacia un sitio al que le daría mucho temor llegar a cualquier humano medianamente racional, pero posible. Quienes han experimentado la meditación profunda conocen que se puede trascender, al menos de manera inmaterial, el estado que llamaríamos «normal» de la conciencia, de la mente. Se dice que algunos gurús han logrado incluso cambios físicos controlados, tales como la reducción drástica de los latidos del corazón o de la ingesta de alimentos. Si creemos que ello es posible, podemos convenir con el planteamiento de Estados alterados en el sentido de que se pueden alcanzar estados inmateriales del Ser (estado final de Edward en energía pura). O que, al menos, se puede acceder a estados primitivos, con la supresión de la acción de la corteza cerebral y del sistema límbico, quedando todas las funciones corporales en manos del complejo R (caso del simio en el que se convierte Edward).

En el caso de la conversión de Edward en energía pura o ectoplasma, es un atributo humano el que es capaz de «regresarlo» al estado de ser humano: la capacidad de amar de la que somos portadores. Algo que, aunque parece una perogrullada, se desprende del film, es que para ser humano se debe confinar la existencia dentro del plano de los atributos humanos; no es posible fuera de él. Fuera de ese ámbito no somos humanos. Algo parecido a lo que sugiere la frase de Lilly que encabeza este comentario. Quedaría por establecer si uno de esos atributos podría ser la ubicación mental dentro del marco de la cordura, entendiendo esta como el estado en el que se encuentra la generalidad de las personas (concepto muy discutible por supuesto). Si ello es así, viene a la mente una pregunta que le arruga a uno el alma: ¿qué tan humanos son quienes por infortunio están fuera de ese ámbito?

Otro aspecto que se colige del visionado de este filme es algo que ya se ha mencionado en el comentario de otra película: el individuo sometido a estados alterados de la mente no es moral ni inmoral, es amoral. Los códigos morales, la ética, la política y toda una retahíla de inventos humanos son para uso exclusivo de las personas que se encuentran en un estado mental considerado «normal». ¿Tiene sentido para un esquizofrénico tener que hacer sus necesidades fisiológicas en privado, ser cortés o cruzar la calle cuando no transiten los vehículos? Quizás no, por eso hacen esas cosas consideradas inmorales, anormales o inadecuadas. Ese estado anormal de la conciencia es lo que lleva al primate en el que se convierte Edward (mucho menos consciente que el Gregorio de la Metamorfosis de Kafka, por decir un ejemplo comparable) en un animal salvaje, totalmente amoral, como la naturaleza virgen.

Obviamente, otras lecturas del filme pueden llevar a otros comentarios. Estados alterados es una extraña y excelente película de Russell que todo cinéfilo interesado en los fenómenos paranormales, estados alterados de la conciencia o en las consecuencias del uso de drogas alucinógenas debe ver. Habría de advertir, sin embargo, que algunas escenas no son aptas para espectadores sensibles.


____________________
[1] Para una idea de lo que es este dispositivo véase:

Comentarios en otros sitios:


Publicar un comentario

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas