___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

22 mayo 2012

Cantinflas




No resulta nada fácil hablar (o escribir) sobre alguien del que se han hecho libros y análisis hasta la saciedad, sin repetir lo que ya esté dicho o escrito. Pero no puede uno simplemente pasar por alto a este gigante del cine. Menos aún si pertenece a nuestra etnia.

México es un gran país que ha dado mucho a la Humanidad, desde tiempos inmemoriales. En literatura, en música, en arquitectura, en las artes plásticas ha sido así. Y en el cine no ha sido menos. Desde muy temprano el siglo XX, México ha producido cantidades astronómicas de cine. Nos vienen a la mente, entre muchos otros, Emilio Fernández, el “indio”, la bella Dolores del Río, Pedro Infante, Ricardo Montalbán, la hermosa Salma Hayek, Anthony Quinn, Pedro Armendáriz, Luis Buñuel (que aunque español de nacimiento se nacionalizó mexicano), Guillermo del Toro, y quien ahora ocupa nuestra atención: Cantinflas. Mario Moreno participó en el cine durante la Época de Oro del Cine Mexicano, rodando más de 50 películas a lo largo de unos 45 años de actividad artística. Es, sin duda alguna, el más célebre de los artistas cinematográficos mexicanos; es el “Chaplin mexicano”, o –con el permiso de los mexicanos- el “Chaplin hispanoamericano”.

Cantinflas creó, tal como hizo Chaplin (quien profesaba una gran admiración por Cantinflas), un personaje denominado “el pelado”, que representa –para decirlo de manera sintetizada- al típico individuo urbano alienado, proletario, pero con ciertos deseos de superación aderezados con una pizca de resentimiento y cierta irreverencia. En todas las historias, el simpático personaje es el eje de enredos y situaciones jocosas de las que siempre sale airoso, para beneplácito del espectador, quien siente una incondicional simpatía por él. Dos –de las varias- características esenciales del personaje son su forma de vestir y su forma de hablar. La vestimenta descuidada indica su inferioridad social, su falta de glamour, a pesar de que tiene conciencia de clase. Pero la característica más resaltante es su forma de hablar, especialmente cuando el enredo está en su clímax y su inocencia está en tela de juicio. Es cuando Cantinflas hacía gala de una verborrea sin sentido, pero perfectamente hilvanada para que los interlocutores quedasen anonadados, enterrados en una jungla de palabras que conformaban una estructura lingüística deshilachada, que daba al traste con cualquier reacción racional, pues ya habían caído en el terreno de lo absurdo. Circunlocución + hipérbaton + paráfrasis + tautologías + cualquier otra cosa, amalgamaban el discurso del "pelado", en el que hablaba mucho pero no decía nada, absolutamente nada, tal como hablan los políticos y los representantes de los gobiernos cuando quieren andarse por las ramas. Ese discurso es el que provoca la risa del espectador, a veces a carcajadas. Esta principal característica, sin embargo, limitó el personaje al mundo de habla hispana, pues el juego de palabras –muchas de ellas degeneraciones de palabras normales de nuestra lengua, dobles negaciones, negaciones y afirmaciones negativas- era en muchas ocasiones intraducible a otras lenguas, o se perdía mucho en una traducción que reflejara el sentido jocoso del enredo lingüístico.

A pesar de que esta cualidad crucial del personaje lo limitó en mercados no hispanoparlantes, es esa misma cualidad la que lo hizo tan universal en el mundo hispanoparlante que se incluyó en el idioma español las palabras “cantinflas”, el verbo “cantinflear” (con su respectiva conjugación) y “cantinflada”. No cualquier actor deja una palabra en el diccionario de la lengua a partir del nombre de su personaje, el cual es parte de la definición de la palabra. Es así el tamaño de su influencia.


El "pelado" es un individuo que busca la reivindicación del marginal, que desea ser respetado y no utilizado, que busca la concordia pero no le da tregua a la injusticia, que clama por la solidaridad entre la gente apoyando a los desamparados, a sus iguales, mientras se burla de la inteligencia de los poderosos o abusadores a través de su enrevesada forma de hablar, que hace que estos claudiquen ante el amasijo literal. El lenguaje privado de el "pelado", como lo llamaría Wittgenstein, lo aísla del contexto precisamente por ser privado, pero gracias al libreto y a la interpretación de Cantinflas, ese aislamiento no es lateral, sino que hace que el personaje se eleve hasta la cima, desde donde puede observar, con aires de superioridad, el limitado intelecto de los legos que le rodean, pese a su figura chapucera.

Todas las películas que Cantinflas protagonizó tienen algún mensaje moral tras la cortina de la risa. Cual Chaplin. El mensaje, en lenguaje cinematográfico sencillo, permite que llegue a todos los espectadores sin requerir de más esfuerzo que el de disfrutar de la historia. El mensaje penetra mientras el espectador ríe reflexionando, o reflexiona riendo.

En la vida real, y esto engrandece aún más esta figura, Cantinflas fue tan altruista como su personaje cinematográfico, y su actividad filantrópica es muy conocida y valorada en México. Merece nuestro mayor respeto.


Inolvidable escena de El bolero de Raquel, cuya música es El Bolero de Ravel

Si Usted, amigo lector, no ha visto ninguna película de Cantinflas, entonces apréstese a ver alguna. Si Usted es cinéfilo y no ha visto ninguna, entonces debe ver alguna. En cualquiera que vea, la calidad actoral de Cantinflas es excelente, con lo que está garantizado un rato de sana e inteligente diversión. Si quiere ser más selectivo, entonces le podríamos recomendar Ahí está el detalle (Juan Bustillo Oro, 1940), una de las mejores películas mexicanas; La vuelta al mundo en 80 días (Michael Anderson, 1956), que ganó -según muchos inmerecidamente- el Óscar a la mejor película en 1956 y con la que Cantinflas obtuvo el Globo de Oro como mejor actor de comedia; El bolero de Raquel (Miguel M. Delgado, 1957), El profe (Miguel M. Delgado, 1971) o su última película El barrendero (Miguel M. Delgado, 1981) ... o cualquiera de las otras.
En YouTube hay varios de éstos filmes en este canal.

¡Gracias México por haber parido este artista tan especial!


Enlaces donde se hacen análisis del "pelado" mexicano:

Publicar un comentario

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas