___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

12 junio 2012

Persona – Ingmar Bergman (1966)



La vida se cuela por todas partes
Frase de la doctora


Persona es una de las películas más enigmáticas e intimistas del realizador sueco Ingmar Bergman. Sesudos análisis se ven por doquier, intentando entender lo que habitaba en la mente y el espíritu del gran director, para poder interpretar Persona de manera correcta. Ideas van e ideas vienen. Bergman concibió el libreto estando hospitalizado, situación que seguramente lo hizo reflexionar a fondo, y en la que tuvo tiempo para agudizar el análisis sobre la naturaleza humana, la psiquis, la existencia, la muerte, la nada.

El argumento habla sobre la convalecencia de una actriz que en plena interpretación de Electra, súbitamente queda muda y aislada del mundo, sin presentar síntomas de daño cerebral o mental que puedan evidenciar los estudios siquiátricos. La directora del instituto mental envía a Elisabeth Vogler –nombre de la actriz, interpretada por la hermosura bergmaniana Liv Ullmann- a descansar en una casa veraniega de su propiedad, junto a Alma, enfermera que cuidará de ella, personaje que corre a cargo de otra actriz bergmaniana: Bibi Andersson. Durante su estadía, Alma intenta, infructuosamente, hacer hablar a Elisabeth. Para romper el agobiante silencio, habla ella y le cuenta a la actriz teatral las intimidades de su vida. Poco a poco la paciente va tomando el lugar de la enfermera y es ella la que “estudia” a Alma, quien descubre indignada que es objeto de estudio por parte de la actriz, al leer una carta que le enviaría ésta a la doctora. Al final, Alma regresa a la ciudad sola, mientras se hace una toma del equipo de filmación. Ya al comienzo del film emergieron imágenes, disociadas entre sí, relativas al cine.


La extraordinaria y bella actriz noruega Liv Ullman


Las máscaras son permeables

Hay varias acepciones de “persona”: en el contexto teatral significa máscara o personaje; también significa máscara en el contexto social, pero refiere al escudo que todos portamos para nuestra interacción con los otros, y para nuestra protección. Así las cosas, ya sabemos "por donde van los tiros" de Bergman. Muchas reflexiones se pueden extraer del visionado de este complejo film. La primera y más inmediata es la implosión de la actriz, su consciente aislamiento del mundo luego de un colapso existencial. Es a través del silencio, de la incomunicación, que lo lleva a cabo; cometió un suicidio intelectual, social ¿Está cansada, decepcionada del mundo y de su vida? La doctora incluso llega a entender ésta actitud de Elisabeth y le advierte que, a pesar la máscara que se ha colocado para separarse de los demás, ésta es permeable y no podrá aislarse totalmente. “La vida se cuela por todas partes”, le dice.


Yo soy si tú eres. Tú eres si yo soy

Pero ese aislamiento tiene una secuela peor que él mismo. Ese aislamiento significa, de alguna manera, no reconocer al otro: no comunicarse lo entendemos como sinónimo de no reconocer. Es en el reconocimiento del otro que el otro es, y uno es en tanto que el otro lo reconoce a uno como tal. Ya los antiguos griegos habían dado cuenta de ello. Alma sí la reconoce a ella, le habla constantemente, pero no se siente reconocida por Elisabeth, escudada por su ostracismo, su persona (máscara). Finalmente Alma no logra sobrevivir tanta indiferencia, tanta soledad, y abandona a Elisabeth, suponiéndola recuperada. De manera que el lenguaje es vital no solo para comunicarnos sino para reconocernos.


La conmutatividad de los personajes

Otro planteamiento del film es la simbiosis que se da entre las dos mujeres, o mejor aún, la conmutatividad que se desarrolla: a pesar de sus diferencias son, en última instancia, seres humanos que podrían ser conmutados sin alterar el todo aunque se alterasen las partes. Sus emociones son distintas, sus visiones del mundo también, así como sus entornos. Pero, a pesar de esa diferencia, ambas tienen emociones, visiones del mundo y entornos. Parece decirnos que todos venimos del mismo barro, nos guste o no, aunque la talla sea distinta. De suerte que Alma se convierte en paciente de Elisabeth, como ya se dijo. Lo cierto es que los largos monólogos de Alma, que Elisabeth oye con toda paciencia, logran expiarla de ciertas culpas y dudas que la ahogaban.




Todo esto es cine

Pero, ¿son los personajes los que se conmutan o son las personas humanas? A lo largo de la película se muestran, ex profeso, imágenes que nos recuerdan que es un film y no es la realidad, pero no se afirma, solo hacen recordar que es una película. En cualquier caso, ¿qué es “la realidad”? ¿Constituye nuestra realidad lo que se halla fuera de la máscara o lo que está dentro de ella? La realidad incluye, paradójicamente, el haber visto películas que se preguntan qué es la realidad. Nuestra realidad incluye dudas sobre la realidad misma.


Los medios y la guerra

La película toca otros temas, aunque con menor intensidad. Uno de ellos es la crítica que se hace abiertamente al teatro, a la radio, a la televisión y al mismo cine, que desdibujan, maquillan o trastocan la realidad, o la hacen irrelevante, o simplemente sus contenidos son banales. Es decir, nos imponen su propia máscara. Todo se reduce a las apariencias, como dijo Sócrates y, antes que él, Parménides. También refiere a la guerra en una corta escena en la que se observa por TV la inmolación real del monje budista Thich Quang Duc, ocurrida en 1963 en Saigón, y que consterna a Elisabeth, porque es "real", mientras en una escena anterior había reído al oír una novela radial (por ser una mera invención del medio); y también había reído cuando detuvo su interpretación de Electra y enmudeció, porque tampoco era una situación "real".

Las regias actuaciones de Bibi Andersson y Liv Ullmann, la espectacular fotografía en blanco y negro de Sven Nykvist, el excelente montaje, el original guión (también de Bergman) y la soberbia dirección, hacen de este filme del maestro sueco uno de sus mejores productos fílmicos. Toda una obra de arte. No en balde ha sido seleccionada en algunas listas como una de las mejores películas del cinema. Otros comentarios sobre esta película se pueden ver en este enlace y en este otro.


Publicar un comentario

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas