___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

18 enero 2012

La pasión de Juana de Arco – Carl Theodor Dreyer (1928)


Película con intertítulos en español aquí.

Las tropelías de la Iglesia


La pasión de Juana de Arco es una de las joyas del cine mudo. Proscrita por la Iglesia Católica, uno de los 3 rollos originales fue rescatado de un manicomio noruego en 1981; los otros dos habían desaparecido. Carl Theodor Dreyer elaboró esta película con el uso intensivo de los primerísimos primeros planos (close-up), lo cual le imprime un dramatismo de excepción. La dirección actoral, la minimalista escenografía y la fotografía fueron sumamente cuidadas (a excepción de una escena donde un sacerdote porta anteojos modernos, pese a que la acción se desarrolla en 1431, único gazapo que pude observar). Las actuaciones son soberbias, destacando notablemente la de la protagonista María Falconetti, cuya caracterización de Juana de Arco es legendaria y, debido a que la película es muda, la actuación se basa en el lenguaje gestual, de primera en este caso. Su actuación en este film es considerada una de las mejores del cinema. Ningun actor fue maquillado, de acuerdo a los lineamientos de Dreyer. Esta cinta tiene, además, encuadres y movimientos de cámara totalmente innovadores para la época.

Luego de la II Guerra Mundial, cada vez las monstruosidades nos causan menos escozor. Solo en el s. XX se han asesinado alrededor de 150 millones de seres humanos en genocidios (China, URSS, II Guerra Mundial, Congo Belga, Japón, África, Armenia, etc.). El proceso y condena de Juana de Arco no es más que otro asesinato de una persona inocente. Pero, debido a que fue en Francia, en la baja Edad Media, la acusada era mujer e inocente, además de ser relevante históricamente, fue relativamente bien documentado, la Iglesia estuvo involucrada, y la fe religiosa jugó un importante papel, es un caso muy famoso y muy digno de estudio. Puede uno centrarse en que fue un proceso viciado, en la hermenéutica de los interrogatorios, o en el asunto de la fe cristiana y las tropelías de la Iglesia. El film da a entender, de manera subliminal, que las autoridades actuaron de mala fe, lo cual es coherente con los hechos históricos. Para analizar los interrogatorios requeriríamos del expediente en sí, ya que es poca la información que sobre ellos suministra la película. Pero se puede disertar sobre el tercer aspecto: la fe y las tropelías de la Iglesia.

Este fue un caso de una muerte consentida, un asesinato con la anuencia de la víctima, como el de Sócrates, el de Jesucristo, o el de Nina Sayers en El cisne negro, película comentada en este blog. Una muerte necesaria, debido a que los rígidos principios que conducen la vida de la víctima, son superiores a su amor propio. Son casos realmente loables de la Historia. Juana, luego de firmar una confesión que era falsa se retractó, lo cual la llevó a la hoguera. Galileo fue, para beneficio de la ciencia, menos rígido con sus principios y accedió a confesar que él estaba en un error, lo que le valió solamente la casa por cárcel de por vida debido a la sospecha por herejía. Al igual que ocurrió en Jerusalén en el año 30 (aprox.), las autoridades religiosas condenan a muerte a quien dice ser hijo de Dios, o enviado de Dios. ¿Envidia? No, herejía (¡?). Recuerdo que durante la formación religiosa católica se nos decía que todos somos hijos de Dios (¡?).

La Iglesia, incluyendo la Católica, ha cometido tantos atropellos a lo largo de su historia, que hoy en día le costaría muchísimo volver a tener la aceptación o aprobación popular que tuvo durante la Edad Media. Si bien muchas de sus enseñanzas son una guía para el correcto comportamiento de los individuos en sociedad, y refuerzan su código moral, también han ocurrido desaciertos e incluso delitos que son imperdonables. Su silencio durante la ocupación de Roma por los nazis y durante la II Guerra Mundial en general, los sacerdotes pedófilos, los negocios turbios asociados a la Santa Sede, son solo algunos indicadores negativos de reciente data. Durante la Edad Media no fue mejor. Los reyes les quitaban impuestos a los ciudadanos, para sus lujos, y a éstos le quitaban recursos los Papas, también para sus lujos. Hubo mucha corrupción a nivel papal, especialmente durante el Renacimiento. De todas las barbaridades de la Iglesia, la Inquisición ha sido la más macabra.

La inquisición, cuadro de Francisco de Goya.

La Inquisición, hija de la intolerancia religiosa, es una suerte de mezcla entre la razón instrumental aplicada a delitos de fe y el totalitarismo fundamentalista que resguarda un dogma axiomático arbitrario y sin basamentos racionales. El que no se ajusta al dogma es un hereje, un delincuente. Luego del triunfo (relativo) de la razón, a raíz de los descubrimientos que se iniciaron en el Renacimiento, la ciencia se despegó del dogma cristiano. La Iglesia, luego de cinco siglos, aún no se recupera del golpe duro que le asestó la razón a la fe. De hecho, ambos discursos son fundamentalmente divergentes. La Doncella de Orleans fue una hereje a los ojos de la Inquisición, que era la institución que ostentaba el poder. No menos arbitrarios siguen siendo hoy, a seis siglos de distancia, muchos procesos. Por mencionar algunos: los juicios callejeros con sentencia pre establecida que realizó en Cuba el Ché (quien, en lugar de morir por un ideal, mató por  un ideal), asesinando a todo el que pensaba distinto que él, los asesinatos durante la triste y brutal revolución bolchevique bajo la dirección de Lenin, Stalin y sus sucesores, o en China bajo el de Mao, también el Holocausto y todos los genocidios, y todos los sistemas totalitarios, como los actuales en Cuba, Corea del Norte y otros países. El problema con las ideas y los ideales, y que me perdone Platón, es que no solo sirven para construir, sino para destruir. Pero eso no es culpa de las ideas y de los ideales, es culpa de los hombres.

La Pucelle fue santificada en 1920, y es la patrona de Francia. Un gran filme de la época del cine silente, que nos recuerda las arbitrariedades y tropelías que han ocurrido a lo largo de la Historia, especialmente aquellas que se cometieron desde las más altas esferas del poder y tuvieron como víctimas a personas indefensas e inocentes.


Publicar un comentario

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas