___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

23 febrero 2014

Los siete samuráis - Akira Kurosawa (1954)



Cuando llama el deber por el deber mismo


Unos aldeanos se ven repetidamente asaltados por una banda de 40 bandidos que les roban las cosechas. Cansados de trabajar para los malhechores, resuelven —por consejo del anciano de la aldea— buscar cuatro samuráis que les ayuden a deshacerse de la persistente amenaza. Cuatro de ellos se encaminan al pueblo más cercano y contactan a un samurái (Kambei, interpretado por Takashi Shimura) al que ven haciendo un gesto heroico: se corta su cabello y se hace pasar por un monje para neutralizar a un delincuente que tiene un niño de rehén. Kambei acepta ayudarlos y selecciona los seis restantes que, según su sabio entender, hacen falta. Corre el año 1587 y, debido a las guerras intestinas entre los señores feudales, hay muchos samuráis cesantes, sin amos, llamados «rōnin». Los samuráis harán el trabajo sin otro beneficio que la comida. Una vez en la aldea, Kambei reconoce geográficamente la zona y establece la estrategia que emplearán para cuando lleguen los bandidos al final de la cosecha. También entrenan a los campesinos para que ayuden en el combate. Finalmente, cuando llegan los delincuentes en sus caballos, se entabla una épica batalla en la que van eliminando pacientemente a la banda. Esta, también pacientemente, arremete una y otra vez. La estrategia de Kambei incluye dejar pasar un solo bandido a la vez (acaso se cuelan dos en ocasiones) y cerrarle el paso a los otros. Para ello ha cercado el pueblo con bardas y zanjas y ha dejado una sola entrada. En la lucha, que demora días, pierden la vida cuatro samuráis, pero matan a los 40 bandidos. Al final, cuando los tres que quedan vivos se van, uno de ellos queda pensativo si regresará con la chica con la que tuvo un affaire. Kambei le dice a su compañero, con el que emprenderá camino, que ellos volvieron a perder, que ganaron los campesinos. El compañero no entiende, pues ganaron la batalla, pero Kambei mira hacia las cuatro lanzas que coronan las cuatro tumbas de los samuráis caídos.

Los siete samuráis es la obra más monumental realizada por el maestro japonés Akira Kurosawa. Es una película que sirvió de referencia para innumerables películas de acción, básicamente norteamericanas, debido a su narrativa, que incluye elementos novedosos para la época que hoy son corrientes en la industria, tales como: la selección del grupo de paladines al comienzo del filme, una acción heroica (que no está relacionada con la historia central) de uno de ellos antes de definir que será el líder del grupo (Kambei al rescatar el niño secuestrado), el realismo con que se desarrolló la batalla central del filme, entre otros. El filme también cuenta el romance entre un samurái y una campesina, algo socialmente prohibido en el Japón de la época en la que se desarrolla la acción; incluso muy atrevido para el espectador japonés de mediados del siglo XX, cuando la película se estrenó. Recibió, entre otros reconocimientos, el León de plata del Festival de cine de Venecia y ha estado consuetudinariamente en puestos honrosos de las listas de Sight and Sound, por encima de Rashōmon.




Dos cosas no técnicas puedo resaltar de este filme, impecablemente rodado: el aspecto social y el realismo que refleja. Todas las escenas de la película poseen la dosis exacta de dramatismo que la hacen poseedora de un sobresaliente realismo. No hay exageraciones ni por defecto ni por exceso. En la batalla se evidencia, más que en ninguna otra parte de la película, esa notable característica. Kurosawa incluso se negó a rodar en estudios porque el set en el campo permitía un ambiente más propicio para la representación de los actores. No gustó a los productores, pero ya estaba avanzado el rodaje, así que se decidieron a concluirlo. Gran decisión, cuyo resultado resplandece en la pantalla. Para que no fuese una película demasiado circunspecta, Kurosawa incluyó el séptimo samurái (inicialmente se había establecido que fuesen seis). Este papel recayó en el simpático personaje al que le da vida Toshirō Mifune, un hijo de campesinos que escaló posiciones hasta convertirse en samurái. Era el payaso del grupo, imprudente a veces, pero un guerrero valiente hasta la muerte. Fue uno de los que murió en combate.

En el aspecto social cabe destacar la empatía (temporal) de dos estratos cuyas relaciones tradicionalmente eran tensas. De los bandidos no hay que explicar nada, nadie los quiere[1]. Pero había un marcado recelo entre campesinos y samuráis. Los campesinos ordenaron a sus hijas cortarse el cabello y vestirse como hombres para que los samuráis no las sedujesen. Estaba proscrita esa relación. Incluso luego de la refriega los campesinos vuelven a sus quehaceres y se distancian nuevamente de sus benefactores. Pero durante el tiempo que duró su relación, digamos contractual, la convivencia fue armoniosa. Solo se enturbiaron levemente por el affaire del samurái con la hija de uno de los lugareños, que —es menester aclarar— fue un romance y no tuvo que ver con lo que en occidente se ha llamado el «derecho de pernada»[2]. Cada quien a lo suyo. Los samuráis estableciendo las directrices, las estrategias, las tácticas de guerra y entrenando a los campesinos. Los campesinos alimentándolos y apoyando en lo que podían en el combate, al principio temerosos, pero al final fieros con los bandidos. Incluso los maleantes a lo suyo: intentar someter a la aldea para saquearla. No cesaron hasta que murió el último de los 40. Todos y cada uno practicando el imperativo del deber a rajatabla.




Así, el Kurosawa maestro, el Kurosawa socialmente comprometido, se lanzó a realizar una película didáctica que mostraba los beneficios de la solidaridad social, independientemente de la diferencia entre las castas. Algo que en el Japón que emergía de la II Guerra Mundial, cual ave Fénix, era muy necesario. Basta con esta joya de frase, que dijo Kambei: Esta es la naturaleza de la guerra. Al proteger a los demás, te salvas. Si sólo piensas en ti, sólo te destruirás a ti mismo. En un mundo tan individualista como el que vivimos, esta frase debería ser un credo.

No hay duda de que esta es una obra de imprescindible visionado para el cinéfilo. Una magnifica producción épica que se convirtió en un marco de referencia que Hollywood no desaprovechó. Extraordinario filme.

__________________
[1] ... a excepción de uno que otro gobierno.
[2] Supuesto derecho del señor feudal de copular con la doncella de su feudo antes de que ella se casase con uno de sus siervos.


Publicar un comentario en la entrada

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas