___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

15 octubre 2011

El séptimo sello – Ingmar Bergman (1957)



Muerte — Lo escucho.
Caballero — Yo quiero entender, no creer. No debemos afirmar lo que no se logra demostrar. Quiero que Dios me tienda su mano, vuelva su rostro y me hable.
M— Pero continúa en silencio.
C— Clamo a Él en las tinieblas y nadie contesta a mis clamores.
M— Tal vez no haya nadie.
C— Entonces la vida no tendría sentido. Nadie puede vivir mirando a la muerte y sabiendo que camina hacia la nada.
M— La mayoría de la gente no piensa en la muerte ni en la nada.
C— Un día, llegan al borde de la vida y deben enfrentarse a las tinieblas.
M— Sí. Y cuando llegan...
C— Calle. Sé lo que va a decir. Que el miedo nos hace crear una imagen salvadora. Y esa imagen es lo que llamamos Dios.
M— Lo noto preocupado.
Fragmento de la conversación entre el caballero medieval Antonius Block (Max von Sydow) y la Muerte (Bengt Ekerot) en el confesionario. El caballero ignora que habla con la muerte. Tomado de las citas de Wikiquote sobre El séptimo sello.


Ingmar Bergman ha sido el director que más incisiva y profundamente ha penetrado el alma y la mente humana en el cine. Los temas abordados por este creador son los más peliagudos de nuestra existencia: la muerte, el sentido de la vida, Dios, la psiquis, los sentimientos, las emociones, la existencia misma. Toda la maquinaria inmaterial que nos conforma ha sido tema de sus películas. Luego de realizar Sonrisas de una noche de verano (1956), película galardonada en Cannes 1956, Bergman enfila sus baterías hacia temas fundamentales, tres de ellos: la muerte, el sentido de la vida y la existencia de Dios en El séptimo sello, también homenajeada en el festival de Cannes (1957) con el Premio del Jurado. Una de sus más conocidas y aclamadas realizaciones.

El fragmento del diálogo entre la Muerte (con figura antropomorfa) y el caballero, referido al comienzo de esta nota, quizás sea el más significativo del film. En él está la clave de lo que el autor intenta indagar: ¿tiene sentido una vida que finaliza en la nada?, ¿cuál es el sentido de la vida y cual el objeto de morir?, ¿dónde está Dios, si existe?, ¿por qué no está, por qué no se deja percibir, por qué no contesta a mis llamados? Estas preguntas, con o sin la existencia de Dios, no tienen respuesta certera. Pero, en la frase “Yo quiero entender, no creer” el discurso se fisura: el entender es a través de la razón, mientras que el creer es a través de la fe. Esto es simplemente el tema filosófico central –y prácticamente único- de la Edad Media, época en la que se emplaza la historia de esta película: en una Europa víctima de la Peste Negra (s. XIV), cuando la muerte hacía su agosto. Este tema aún sigue siendo central en nuestra existencia, y siempre que hay una disputa sobre este asunto, se puede observar que un discurso es desde la razón, y el otro desde la fe. Razón y fe, agua y aceite. A la razón no le consta la existencia de Dios, la fe cree en ella ciegamente sin necesidad de pruebas.



A pesar de que fue hijo de un pastor luterano, Bergman comenzó a perder la fe en la niñez y, según él mismo contó, dio cuenta de ello años después de realizar El séptimo sello. Como sea, no conocemos qué tanto habría perdido la fe al momento de hacer esta película. Más bien parece que busca los motivos para tener fe. De manera que la indagación de la existencia de Dios es pertinente en alguien que aún no ha perdido la fe, pero ve el mundo desde un plano racional. Quizás quería conseguirlo (a Dios), al igual que el caballero Block, su yo en la película. Quizás también Nietzsche lo quiso conseguir. Pudieron haber pensado que como no se explicitó, es indiferente que exista o no exista. Quizás por esto último Nietzsche decidió matarlo, matar algo que no se sabe si es o no es. Ante todo este maremágnum de incertidumbres, cabría preguntarse: si existe Dios, entonces, ¿la vida y la muerte tendrían sentido?, ¿para qué y por qué la nada si hay Dios?, ¿por qué ese esquema de vida-muerte?, ¿qué es la nada, el “no ser” de Parménides?, ¿la muerte es la nada para el que muere?, ¿es la muerte la disociación entre el ente y el ser heideggerianos? Uno se puede hacer infinidad de preguntas similares, algunas incluso enmarcadas en una suerte de circuito tautológico.


El caballero de El séptimo sello, conocedor de que su fin se aproxima, quiere conocer el sentido de la vida, pues percibe que hasta ese entonces todo ha sido vacío; y se niega a creer que no haya un sentido, un fin último que justifique la vida, y que después solo haya la nada. La Señora de la Guadaña no le responde a tan trascendental pregunta, ni le da noción de lo que es la nada, si es que la nada es algo, pues todo parece indicar que la nada no es nada. El propósito de la vida, y las vicisitudes que esta entraña, acompañarán la filmografía de Bergman hasta el final. Nuestro caballero cruzado Antonius Block (muy bien interpretado por un joven Max von Sydow), a pesar de que regresa de batallar en las Cruzadas, no encuentra en los actos de su vida suficiente propósito que la justifiquen. Intenta vanamente retrasar su partida con un juego de ajedrez contra la Inexorable, y finalmente debe conformarse con el recuerdo de un leve, pero muy placentero, encuentro con una familia de actores nómadas (que algunos interpretan como paráfrasis de la Sagrada Familia), con el que justificaría la existencia. La eternidad atrapada en un instante. Un instante que puede fungir como leitmotiv de su vida. Todo, antes de ese momento, deja de tener importancia. Como si fuese la revelación de San Agustín en el jardín de Alipio. Ya puede partir tranquilo, y hasta gozoso, tal como se muestra en la antológica escena final de la Danza de la Muerte, icónica entre los finales de películas.




El filme, encuadrado en lo que podría ser la tercera etapa del cineasta sueco, es impecable desde el punto de vista formal; aunque no tiene el sello característico de los excelentes close up bergmanianos de etapas posteriores, que exige a los actores gran capacidad histriónica en lo que a lenguaje gestual a nivel facial refiere. Basta recordar las brillantes “miradas-cámara” (como las llama G. Deleuze) de Persona, de Cara a cara, o de Gritos y susurros (por mencionar solo algunas de sus mejores películas) en las que los rostros de las actrices en primerísimo primer plano, sin decir palabra expresan todo lo que hay que expresar, todas las angustias existenciales que bullen internamente, y simultáneamente la vacuidad que las embarga. Bergman, sin duda, es uno de los más existencialistas –si no el más- de los autores cinematográficos.

Esta emblemática obra, de profundo contenido filosófico -particularmente metafísico-, como casi todas las del cineasta que en sus cumpleaños veía El circo, de Chaplin; sobre la que se han escrito libros, que se proyecta una media de dos veces por día en Estados Unidos, es hoy un clásico del cinema mundial.


Publicar un comentario

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas