___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

16 agosto 2013

Despertares – Penny Marshall (1990)



Dr. Sayer - ¿Qué te hizo saber que no soñabas?
Leonard - Cuando yo hablé y usted entendió.


Basada en un hecho real, éste filme nos cuenta la historia del renacer o despertar de pacientes que estaban en estado catatónico, luego de sufrir encefalitis letárgica en una epidemia ocurrida entre 1917 y 1928. El despertar ocurrió en 1969, producto del tratamiento con la entonces novedosa droga L-Dopa. Después de un breve tiempo los pacientes regresaron a su condición inicial de catatonia. La película está protagonizada por dos grandes actores: Robert De Niro, como Leonard, el primer paciente al que se le administró la droga, y Robin Williams, como el doctor Sayer, quien tuvo la idea de emplear la L-Dopa. Sus actuaciones son encomiables, particularmente la de Robert De Niro. Esta película estuvo nominada a varios premios.

Uno de los puntos interesantes que esta historia toca concierne a la propia existencia de las personas. Presumimos que todo lo que de racional tenemos ha sido concebido por mentes claras y racionales, bien la nuestra o la de otros. Desde Parménides con su Ser o No Ser hasta el Dasein de Heidegger, todas las consideraciones, argumentos y conclusiones son pertinentes para un mundo racional, que supone interlocutores cuyas facultades están a tono, que su estado de conciencia es normal, entendiendo lo normal por lo que normalmente entendemos como normal, sin entrar en disquisiciones del tipo ¿qué es lo normal?, ¿somos nosotros los normales, o son ellos? Parece una perogrullada decirlo, pero así es. Cabe preguntarse qué ocurre cuando el estado de conciencia está alterado. ¿Los catatónicos son un No Ser parmenidiano? ¿Los definiríamos, en un marco heideggeriano, como un Ser-ante-los-ojos, un Ser-en-presencia, o acaso un Ser-a-la-mano? ¿Podrían ser un Ser-ahí, si son conscientes de su existencia? Si el Dasein es el existenciario en el cual el Ser da cuenta de sí mismo, ¿el no ser consciente de la existencia, implicaría un existenciario como el de la muerte misma, un No-ser-ahí? Pero, ¿estamos seguros de que no tienen conciencia de sí mismas estas personas?

Ya los presocráticos habían sentenciado que yo no soy yo si no hay otro que me reconozca como tal, y de igual manera él no es él si yo no lo reconozco como tal. Bajo esa mirada, el Ser pasa por la aprobación de otro Ser. Pero, ¿es eso correcto? Si vivo solo, aislado del resto del mundo, ¿yo soy o no soy yo? En Johnny cogió su fusil [1], el protagonista está rodeado de gente, pero aislado totalmente, pues no hay gesto ni lenguaje que los haga entender que Joe “está ahí” o que “es” o que “vive” o que “existe”. ¿Cuál sería el existenciario en el que clasificaríamos el estado de Joe? Él no puede comunicarse para decirle a quienes le rodean que él “está-ahí” o “es-ahí”. Tampoco los catatónicos de Despertares.

De manera un tanto simplista se puede afirmar, tentativamente, dos cosas: 1) No requiero la aprobación de otro para yo ser yo, pues podría vivir solo, o ser un náufrago, o ser Johnny el que cogió su fusil, y soy a pesar de que no tengo el reconocimiento de otro para yo ser. Es el cogito cartesiano: me basta con pensar para yo ser. 2) Toda vez que vivo entre otros debo establecer comunicación con ellos para reconocernos como seres pensantes, principalmente para evitar acciones del otro que me perjudiquen (aún así a Joe no le hicieron caso). Los catatónicos de Despertares no tienen la mínima comunicación con el Dr. Sayer que le permita a él determinar la capacidad de pensar, ¿de ser?, de ellos. La gran pregunta es ¿ellos son o no son, piensan o no?, ¿cómo saberlo?, ¿sirve de algo saberlo?

Como muchas películas, ésta también tiene varios ángulos desde donde se puede interpretar el argumento. El esbozado arriba es uno de tantos. En este enlace, el autor centra su comentario alrededor de la relación médico-paciente. Es otra lectura totalmente válida, que enriquece el film. Una muy buena película que nos invita a pensar… por lo tanto a ser.

________________
[1] Ver en este enlace.


Publicar un comentario

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas