___



El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones, al penumbroso recinto del alma.

Ingmar Bergman.

Bienvenid@

Bienvenid@
Este blog no es de crítica especializada ni académica; solamente de comentarios «al dente» de un espectador común.

Advertencia

Algunos comentarios hacen referencia a momentos claves del argumento o al desenlace de este (spoilers).

05 diciembre 2014

Mad Max - George Miller (1979)



Un hombre sin ética es una bestia salvaje soltada a este mundo
Albert Camus


La saga Mad Max destaca entre las películas de temática posapocalíptica distópica. No precisamente por la forma del planteamiento de su propuesta o por su estética, pues son simples películas de acción. Sin embargo, plantean una visión probablemente cercana a lo que sería un futuro distópico, pues hay otras muy apreciadas que, sin embargo, escapan a una distopía tan cruda y real como la de esta serie; son esas películas en las que —a pesar del supuesto caos— hay un orden, hay gobierno, no hay escasez de bienes, e incluso son mundos donde hay alta tecnología plenamente operativa. No así en Mad Max, donde el caos corresponde a lo que el caos es: escasez de bienes y servicios, anarquía total, incluyendo inexistencia de gobierno. A este respecto, estos filmes no están solos; recordemos, por ejemplo, El hombre omega, La carreteraNiños de los hombres (también llamada Hijos de los hombres), aunque esta es discutible, El libro de Eli o Soy leyenda, entre otros.



La trama básica de Mad Max es la supervivencia en un mundo devastado, la lucha entre pandillas por acceder y apropiarse de los escasos bienes que existen, particularmente de la gasolina en el caso de la segunda de la serie: Mad Max 2, el guerrero de la carretera, la mejor de las tres realizadas hasta hoy. Y quizás por aquello de que «la ficción no supera a la realidad», se queda corta: en un mundo así no solamente habría enfrentamientos por gasolina, habría escasez de otros bienes vitales como agua, comida o medicinas, o de servicios de asistencia médica y electricidad, que causarían luchas más feroces que la causada por la escasez de gasolina.




Aquí y ahora
Si no vivimos como pensamos, pronto empezaremos a pensar como vivimos.

Durante las interminables horas que debemos esperar en una cola[1] para adquirir algún bien que requerimos, cuando no tenemos que dar vueltas por toda la ciudad para lo mismo, tenemos tiempo de cavilar, enviar y recibir mensajes por Whatsapp, pensar, navegar por la red, reflexionar, aburrirnos, leer y darnos cuenta de cuán cerca estamos del mundo del personaje que interpreta Mel Gibson, Max[2]. Aquí y ahora. Una pesadilla creada gratuita y deliberadamente. Sin que haya mediado George Miller para ello. ¿Y la forma de conseguir el bien? Muchas. Por azar, a través de un amigo, del amigo de un amigo, de un amigo del amigo de un amigo, por contactos estratégicos, en el llamado «mercado negro», comprando un equivalente malo por el doble del precio del original bueno, encargarlo a alguien que viaje al exterior, etcétera. Dependiendo de la moral del usuario, también robándolo. No son las formas en la que lo adquiere la nomenklatura, son las que utilizamos «el pueblo» para adquirir lo que necesitamos. Ese pueblo al que se le dice goebbelsianamente que se le ama, cuando en realidad se le ha vejado como nunca antes. Formas típicas de un estado de guerra en plena paz. Son las formas con las que se ha impelido al ciudadano[3] común a convertirse no solo en un objeto pusilánime del statu quo, sino en otro delincuente, exacerbando el individualismo y egoísmo que subyacía en esta sociedad, haciéndolo víctima del «soborno social»[4] y de la «complicidad social». Es la democratización de la delincuencia, luego de la democratización de la pobreza. Es el producto culmen de la revolución: que todos seamos lumpen del establecimiento. Todo esto en un país al que le han ingresado más de diez planes Marshall en  tres lustros y su producción es tan mísera que necesita casi 200.000 habitantes para producir lo que produce un gringo[5].




Entonces, ¿qué hacemos con la ética?

La fuerza y la mente son opuestos. La moralidad termina donde empieza la pistola.

El sentido moral es de gran importancia. Cuando desaparece de una nación, toda la estructura social va hacia el derrumbe.


Si ya aquí y ahora, en esta cuasi distopía preapocalíptica, la ética brilla por su ausencia; no sola y obviamente entre los delincuentes, sino que, gracias a la democratización de la mediocridad, también entre las amas de casa, que se han visto obligadas a conseguir la comida, las medicinas y demás productos domésticos por los llamados «caminos verdes», ¿qué podremos colegir para el mundo distópico postapocalíptico de Max, o el del padre (interpretado por Viggo Mortensen) en La carretera? ¿Hasta dónde el hombre ético podría sobrevivir en un mundo así? ¿Le serviría de algo la ética y sus valores morales? Si esos son los constructos de una mente racional, ¿de qué le servirían para relacionarse en un mundo donde el Complejo-R envuelve a la corteza cerebral y toma el control? ¿Le haría caso a Descartes en lo que refiere a esa meditada reflexión que se resume en «adonde fueres haz como vieres»? ¿Seguiría, acaso, el estoico comportamiento socrático y su adoración por lo justo, lo bueno y lo bello? ¿Qué pensaría Darwin en relación a esto?, pues los que sobrevivirían —casi con seguridad— serían los violentos y los poseedores de las armas, sin que estos dos grupos necesariamente se excluyan mutuamente. ¿Están ellos en la cúspide de la evolución? Si ello es así, el futuro que nos depararía como especie es tétrico, macabro.

Son solo reflexiones que vienen a la mente durante la paciente espera en la que Cronos se duerme y nosotros somos presa de la más triste angustia; angustia que Heidegger hubiera querido examinar. Esperaremos la cuarta película que, coincidencialmente, se estrena en 2015.


Cuando el relativismo moral se absolutiza en nombre de la tolerancia, los derechos básicos se relativizan y se abre la puerta al totalitarismo.
Benedicto XVI


_________________
[1] Fila.
[2] Ya han ocurrido episodios violentos para hacerse del último paquete de harina o pañales, o de la última pastilla de jabón, de un supermercado. Pero, aunque a precios inasequibles, hay la cantidad que el cliente quiera de güisqui 12 años (o muchos años más de envejecimiento). Véanse imágenes de las colas (filas) de gente esperando para comprar en este enlace.
[3] Entendiéndolo como sinónimo de poblador, habitante, no como individuo que ejerce la ciudadanía en tanto tal.
[4] Término acuñado, hasta donde yo sé, por Américo Martín. Refiere a la espada de Damocles que se yergue no sobre el gobernante, sino sobre el pueblo si no es obediente y complaciente con el gobernador. Es la complacencia y obediencia del pueblo para con el Leviatán, sin importar si son voluntarias o no. Ellas se logran mediante dádivas, promesas o amenazas de las instancias de poder. A este término se le podría sumar lo que yo llamaría «complicidad social», entendiendo este como la complicidad masiva y complaciente ante la anomia, la ilegitimidad, la ilegalidad, las formas anómalas de obtención de bienes, riqueza o favores e, incluso, el crimen, pues todos son beneficiarios y/o ejecutores de estas anormalidades. La democratización de la delincuencia.
[5] Quizás sea exagerado o incorrecto conceptualmente, pero la paridad cambiaria entre dos monedas corresponde más o menos a la capacidad productiva de los países que esos signos monetarios representan.

Argumentos en Wikipedia:
Mad Max I: http://es.wikipedia.org/wiki/Mad_Max
Mad Max II: http://es.wikipedia.org/wiki/Mad_Max_2
Mad Max III: http://es.wikipedia.org/wiki/Mad_Max_Beyond_Thunderdome

Fichas en IMDb:

Artículo sobre algunos filmes del cine distópico:
Artículo sobre películas de distopía postapocalíptica:
Lista de artículos sobre cine distópico:


Publicar un comentario en la entrada

Proyecto El chico

En 2007 realizamos un proyecto en ambiente Web 2.0: traducir la película -en dominio público- El Chico, de Charlie Chaplin (1921), a diversas lenguas. Inicialmente en Google Video se tradujo a 26 lenguas, 4 de ellas por humanos: 3 por colaboradores de Portugal, Francia e Italia, y el autor de este blog. Las demás lenguas se tradujeron vía traductores online, mayormente a través de Translate Google. Actualmente la película está en YouTube, con intertítulos en 12 lenguas. Más información sobre este proyecto en este enlace. Ver la película en YouTube.

Directores de películas comentadas

Agustín Crespi Akira Kurosawa Alain Resnais Alejandro Amenábar Alejandro González Iñárritu Alfonso Cuarón Alfred Hitchcock Andréi Tarkovski Andrew Stanton Andrzej Wajda Andy Wachowski Anibal Massaini Neto Ari Folman Arturo Ripstein Bernardo Bertolucci Carl Theodor Dreyer Carlos García Agraz Carlos Oteyza Carlos Saura Charlie Chaplin Chris Marker Christopher Nolan Clint Eastwood Costa-Gavras Danny Boyle Darren Aronofsky David S. Ward David Wark Griffith Delbert Mann Diego Rísquez Diego Velasco Dziga Vértov Elia K. Schneider Elia Kazan Emilio Fernández Federico Fellini Fei Mu Fernando de Fuentes Fernando Meirelles Fina Torres Francis Ford Coppola Franco Rubartelli Franco Zeffirelli François Truffaut Frank Darabont Frank Marshall Friedrich W. Murnau Fritz Lang Gabriele Salvatores Gene Roddenberry George Lucas George Miller Giancarlo Carrer Giovanni Veronese Glauber Rocha Guillermo del Toro Haik Gazarian Hector Babenco Hermanos Coen Hermanos Wachowski Ingmar Bergman Jacobo Penzo James Cameron James McTeigue Jean Vigo Jean-Pierre Jeunet John Madden Jonathan Demme Jorge Sanjinés José R. Nóvoa Juan Bustillo Oro Juan José Campanella Julie Taymor Kathryn Bigelow Kátia Lund Ken Russell Kyle Ruddick Lana Wachowski Lasse Hallström Leni Riefenstahl Leonard Zelig Leonardo Favio Liv Ullmann Loveleen Tandan Luchino Visconti Luis Alberto Lamata Luis Buñuel Luis García Berlanga Luis Puenzo Marcel Camus Marcel Rasquin Margot Benacerraf Mark Herman Martin Scorsese Mauricio Walerstein Michael Cacoyannis Michael Cimino Michael Curtiz Michael Moore Michel Hazanavicius Michelangelo Antonioni Miguel Ferrari Miguel Littín Mike Nichols Nanni Moretti Neill Blomkamp Norman Jewison Olegario Barrera Oliver Stone Orson Welles Pablo Larraín Paul Thomas Anderson Pedro Almodóvar Penny Marshall Peter Joseph Peter Weir Pier Paolo Pasolini Quentin Tarantino Richard Attenborough Richard Linklater Ridley Scott Rob Marshall Rob Reiner Robert Altman Robert Benton Robert Zemeckis Roberto Benigni Rod Serling Román Chalbaud Román Polanski Ron Fricke Ryan Pérez Sam Mendes Satyajit Ray Serguéi M. Eisenstein Sidney Lumet Stanley Kubrick Steven Soderbergh Steven Spielberg Stuart Hagmann Sydney Pollack Terrence Malick Terry George Terry Gilliam Terry Jones Tim Burton Tom Hooper Tom Tykwer Tomás Gutiérrez Alea Trisha Ziff Víctor Erice Vittorio De Sica Volker Schlöndorff Walter Salles Warren Beatty Werner Herzog William Wyler Wim Wenders Woody Allen Yann Arthus-Bertrand Yasujirō Ozu Yuan Muzhi Zhang Yimou

Las 10 + proyectadas